Viviendo Nuestra Misión.

Viviendo Nuestra Llamada. Viviendo Nuestra Fe.

Obispo Barry C. Knestout

 

Reflexiones sobre la campaña Viviendo Nuesta Misión

Bienvenido a nuestro sitio web dedicado a la campaña capital y de fondos Viviendo Nuestra Misión.

Ahora que la fase activa de la campaña ha finalizado, nuestra atención se dirige al futuro. Mientras lee el boletín de su parroquia y el periódico Catolic Virginian, estoy seguro de que ha escuchado sobre algunos de los logros notables que se hicieron posibles a través de esta campaña. A nivel parroquial, los pastores y feligreses han podido realizar importantes mejoras de capital, mejoras significativas de los ministerios y la eliminación de las deudas de la parroquia. A nivel de la iglesia diocesana, estamos aumentando activamente los fondos importantes para los ministerios fundamentales, como la educación de nuestros seminaristas, la asistencia de matrícula de las escuelas católicas y las necesidades cada vez mayores de los ministerios de jóvenes y jóvenes adultos.

La visión excepcional y el liderazgo de mi predecesor, el Obispo DiLorenzo, es un factor importante que conduce a un comienzo exitoso. Cuando se discute una campaña de esta magnitud, es fácil encontrar razones para no hacerlo. Como aprendí en mis primeros meses aquí, el Obispo DiLorenzo abrazó este desafío y muchos otros y, debido a su liderazgo, nuestra Diócesis se ha fortalecido significativamente. Estos vibrantes y crecientes ministerios no se habrían logrado sin su guía.

También quiero hacer una mención especial a nuestros dedicados pastores. En cada parroquia de esta Diócesis, los pastores trabajaron diligentemente para recaudar fondos para esta campaña. Es a través de una buena administración expresada en estos esfuerzos que la campaña ha logrado este impulso.

Finalmente, quisiera agradecerles por su extraordinaria generosidad a este esfuerzo. Cuando reflexiono sobre todos los que se comprometieron sacrificialmente a la campaña, mi corazón se llena de esperanza e inspiración para nuestro futuro. Sus dones y oraciones son esenciales para construir nuestra iglesia a través de los esfuerzos de la campaña Viviendo Nuestra Misión.

Que Dios le bendiga por su bondad, siempre.

Sinceramente en Cristo,
Most Reverend Barry C. Knestout
Obispo de Richmond

Monto total comprometido hasta la fecha $102,980,969
Cuota para las parroquias de las promesas totales $62,983,410
Participación diocesana de las promesas totales $39,997,559